martes, 18 de mayo de 2010

Eduardo Segura Celestiales para ver con detalle.











Texto de Michael Mehl, describiendo la obra Celestiales:

En el ámbito de la fotografía que se autodefine como artística, las propuestas literales, aquellas que representan justo lo que son, generalmente tienen por algún reglamento oscuro y académico poco acopio. Por ende, vemos que hay una tendencia marcada por producir imágenes rebuscadas, presentadas de tal manera que lleven implícitas algún mensaje supuestamente profundo.
De hecho inclusive, las imágenes podrían ser de una simpleza acongojaste, pero las descripciones portentosas y las apropiaciones de genealogía artística que se le atribuyen a dichas obras, las enmarcan como siendo de importante trascendencia. En muchos casos, la falsedad es más que aparente.
Por ésta, resulta refrescante ver la singular sencillez gráfica y el detalle irónico que son parte fundamental de la serie "Celestiales" de Eduardo Segura.
Para mi gusto (y esto se vuelve cada vez más mi gusto), la creación fotográfica logra sus mayores éxitos en proporción directa a la capacidad de abstracción del artista. Con esto no quiero implicar que la obra en sí debe de ser únicamente abstracta, sin matices figurativos o representativos; sino que sencillamente, la imagen debe de captar con absoluta ingenuidad lo mas esencial del sujeto u objeto en cuestión.
Eduardo Segura ha logrado en sus imágenes, un acercamiento esencial a ciertas virtudes gráficas, irónicas, contextuales (netamente culturales) de su ambiente circundante. Al soslayo fugaz, esta obra aparenta ser solamente una serie más de imágenes bien compuestas y gráficamente logradas. Pero al otorgarles mayor atención, se van ampliando los parámetros de apreciación, pudiendo dilucidar entre otras cosas un matíz humorístico entrelazado con una apreciación por lo circunstancial y lo autóctono. Estas imágenes, son sui-generis a partir de que solo pudieron haberse creado en su particular geografía física y cultural, por alguien que navega regularmente estas mismas contextualidades; haciendo evidente la capacidad de Eduardo por sintetizar en sus imágenes, las cualidades esenciales que resultan de la percepción subconsciente de las realidades que lo entornan. A mi parecer, la expresión mejor lograda es aquella que fluye a partir de la
percepción personal hacia la apreciación universal. Si bien hay grados superlativos de este proceso, el cual nos ha legado genios visuales a través de la historia; la obra de Eduardo Segura, sin asumir la pretensión de genialidad, nos muestra y nos asegura que lo que realmente importa y trasciende, son los esfuerzos creativos, personales y cotidianos, de cada uno de nosotros.
Michael Mehl
Festival Director - Curador de "Celestiales"






FOTOSEPTIEMBRE USA - SAFOTO San Antonio, Texas.USA

No hay comentarios:

Eduardo Segura Caleidoscopio