viernes, 30 de julio de 2010

Eduardo Segura DOK

Gran parte de las imagenes de  DOK se encuentran dentro del sitio WEB  http://www.euardosegura.com.ar/
donde dice galerias...
Un trabajo sobre viajes a distintas partes del mundo y que se inauguró el viernes 5 Noviembre en Una Foto Escuela



 Una mirada con su lente por siete países. Un fotógrafo que registrando realidades se considera viajero, no turista.

.


Dok. Muestra fotográfica de Eduardo Segura


Dok, un testimonio de la vida

Cámara en mano, Eduardo Segura va a la caza del instante, de ese segundo en donde el disparo inmoviliza y las imágenes que entran al diafragma quedan cautivas, paralizadas en el tiempo.

No es la foto razonada; es el disparo imperfecto que corta, secciona la realidad y la inmoviliza para siempre.

De cada disparo emerge un contorno caprichoso, atrevido que siempre te interpela, no importa que sepas o no qué hacer con ello.

Las continuidades no son siempre las esperadas, no buscan la perfección del plano.

En la muestra DOK, la continuidad es temática: personas de color, lugares, la irreverencia de los modelos. Y una última y más potente marca, la capacidad de irrumpir, estar allí adonde nadie lo llamó para sorprender o simplemente documentar la vida que pasa.

No importa la foto políticamente (¿técnicamente?) correcta. Importa estar ahí cuando las cosas pasan.

Igual, hay más continuidades, más elementos que se repiten. En las composiciones, por ejemplo, hay un contrapunto singular entre geometría y aritmética: triángulos, paralelas que amenazan cortarse, pirámides, tríadas, conteos, series, filas, repeticiones; en fin, juegos matemáticos escondidos, imperceptibles a simple vista pero capaces de asomarse a un ojo que escudriña.

Hay una instantánea en cada foto del mismo modo que hay una decisión en cada foto en la muestra Dok, de Eduardo Segura.

Peso y contrapeso; planos hechos de tercios; luces, contraluces y juegos de sombras que ponen en duda las mediciones.

Privilegio de la realidad, cuando la instantánea se coloca por encima de toda composición o medición para capturar ese momento (los niños trepados a El Malecón).

Pero también privilegio de la ficción cuando el día se vuelve noche y un sol apagado por el diafragma viene a reclamar atención; o cuando los cuerpos se derriten y los rostros se desdibujan a causa de la luz, como las figuras intangibles de la playa de Mazatlan Sinaloa, de México; o los viejos del mercado de Mérida o los chicos trepados al murallón de El Malecón.

Por ahí, fantasmagorías, en donde la figura se fagocita al fondo y tropeles de zombies deambulan haciendo fechorías.

O fondos con foco perfecto, donde prolijas colegialas ignoran que fueron inmortalizadas en ese instante mágico.

O imágenes donde fondo y figuran combaten despiadadamente sin derribarse, dejando sin efecto la tesis de la imagen plana, como en una calle de La Habana donde dos mujeres y un hombres de blanco van al encuentro de un mundo de todos colores; o en la imagen donde dos cubanos pescan con boya de globos.

O la ausencia total de fondo y figura porque ambos vinieron a comparecer en un mismo plano como en los bañistas de Sinaloa.

O simplemente la vida que pasa. Los contrastes, las asimetrías urbanas en una calle de Córdoba, en El Malecón, en Montevideo o en el Yucatán.

O rostros adustos de gente común y de próceres y héroes que tienen algo que contarnos pero no sabían. Cada cierre de diafragma crea en ellos una compulsión a hablar, a declarar, a revelar un misterio que está allí desde siempre pero recién develamos cuando aparece la foto.

No es fácil definir esta muestra de Eduardo Segura, es como querer ponerle nombre a la vida, a la sorpresa, a la irreverencia. Dok, documento, testimonio de la vida es en verdad es un nombre bien puesto.

Silvia Huber/ Paraná, 10 de noviembre de 2011

No hay comentarios:

Inscripciones a Una Foto Escuela 2018

La formación lograda en Una Foto Escuela  permitirá al egresado un dominio amplio de la técnica fotográfica tanto en la faz artística como p...